Muchas personas con estenosis espinal tienen una historia similar. En algún momento, comenzaron a experimentar dolor, entumecimiento u hormigueo, generalmente en las piernas y los pies, pero a veces en los hombros y los brazos. Si se acuesta o estira la espalda, los síntomas desaparecen. Atribuyen esto al envejecimiento, el estrés o la mala genética. Pero luego aumentaron el dolor, el entumecimiento y el hormigueo. Esto les impedía dormir por la noche. Les resultó difícil sentarse durante mucho tiempo. La sensación en sus piernas desaparecerá y colapsarán. En este punto, decidieron que una visita al médico podría ser una buena idea.

Después del examen físico y el consultorio médico de rutina, el médico probablemente ordenó una serie de exploraciones e imágenes, como radiografías, resonancias magnéticas, tomografías computarizadas, mielogramas y gammagrafías óseas. Después de que el médico vio claramente que el paciente estaba experimentando tanto dolor como malestar, y que había un estrechamiento de los espacios en la columna, lo que ejercía presión sobre la médula espinal o las raíces nerviosas, se hizo un diagnóstico de estenosis espinal.

Este diagnóstico puede dar miedo. No es una enfermedad conocida, y una búsqueda rápida en Internet revelará publicaciones de blogs de pacientes con estenosis espinal. Comparten el dolor que sienten. No es reconfortante leer. Sin embargo, con los avances en tecnología y medicina, la estenosis espinal ya no debería causar un sufrimiento tan extremo. Hay muchas formas de controlar el dolor e incluso curar completamente la enfermedad. La clave para llegar a un lugar donde no haya dolor es comprender sus elecciones. Hay varias opciones. Según la gravedad del dolor, su médico puede recetarle medicamentos y cambios en la actividad / estilo de vida, fisioterapia o cirugía.

Alivio mínimo del dolor

Para aquellos con dolor leve y sin daño nervioso progresivo, es probable que el médico decida un plan de tratamiento más conservador. Se le puede indicar a un individuo que tome medicamentos antiinflamatorios no esteroides (es decir, ibuprofeno, aspirina, etc.) para aliviar el dolor y reducir la inflamación. Muchas veces esto será todo lo que el paciente necesite. Sin embargo, si estos medicamentos no son eficaces para tratar el dolor, su médico puede sugerir un analgésico como el acetaminofén. Para los pacientes de edad avanzada con músculos abdominales débiles o degeneración de la columna, se puede ofrecer un corsé o corsé lumbar para ayudar a restaurar la movilidad y brindar apoyo. Dependiendo de la condición de la persona, estos analgésicos, agentes reductores de la inflamación y mecanismos de soporte de la columna se pueden tomar o usar a diario, o simplemente usarlos según sea necesario.

Alivio del dolor moderado / intenso

Para las personas cuyo dolor no se trata con AINE o analgésicos, los médicos a menudo sugieren un alivio del dolor en forma de inyecciones de corticosteroides y anestésicos. Debido a que solo brindan un alivio temporal del dolor, es probable que el paciente solo los use en momentos difíciles. Los pacientes con dolor severo que ocurre solo ocasionalmente deben usar estos métodos antes de viajar para no correr riesgos si se sientan en un avión o automóvil durante mucho tiempo.

Tratamiento no quirúrgico

La fisioterapia parece ser el mejor tratamiento para la estenosis espinal. Los ejercicios realizados con fisioterapia ayudan a estabilizar la columna al aumentar la resistencia, fortalecer los músculos y mantener el movimiento de la columna. La quiropráctica y la acupuntura también se han anunciado como métodos beneficiosos para aliviar el dolor, tanto a corto como a largo plazo. Sin embargo, hay muy poca información científica sobre estos métodos, solo el testimonio de un paciente que explica el beneficio personal.

Algunos tratamientos de fisioterapia típicos incluyen ejercicios de flexión de la espalda baja, ejercicios de entrenamiento general, ejercicios de fortalecimiento de miembros inferiores, ejercicios de flexibilidad de miembros inferiores (cuando se considere apropiado) y entrenamiento de la postura. Estos procedimientos difieren según el paciente, el grado de dolor, el grado de daño nervioso y el tipo de estenosis espinal.

Tratamiento quirúrgico

El propósito de la cirugía es aliviar cualquier presión sobre los nervios o la médula espinal y restaurar la fuerza y ​​la alineación de la columna. Esto se logra ajustando, recortando o quitando las partes dañadas que resultan en pérdida de alineación o presión. El tipo de cirugía más común para la estenosis espinal se llama laminectomía de descompresión. Durante esta cirugía, se extrae al menos una de las vértebras para crear más espacio para los nervios. La fusión también puede ser necesaria si el estrechamiento de la columna es demasiado extenso.

Desafortunadamente, la operación tiene algunos riesgos. Junto con los coágulos de sangre y las infecciones, existe una complicación común de los desgarros en el revestimiento de la médula espinal. Es probable que estos riesgos requieran cirugía adicional o tiempos de recuperación prolongados. Sin embargo, estos riesgos son mínimos. Pocos pacientes experimentan complicaciones y casi todas las cirugías ayudan a aliviar el dolor o incluso a aliviarlo por completo.

Tratamiento quirúrgico y no quirúrgico

La cirugía era anteriormente una opción para aquellos cuyo dolor no podía tratarse con medicamentos antiinflamatorios y analgésicos. Sin embargo, recientemente ha surgido nueva información que muestra que la fisioterapia es igualmente efectiva.

The Annals of Internal Medicine publicó un estudio de 2015 de más de 150 participantes con estenosis espinal. La mitad de los participantes se sometieron a cirugía de inmediato, la otra mitad participó en un programa de fisioterapia. A las 10 semanas, ambos grupos mostraron una mejoría y durante los siguientes cuatro meses, el dolor disminuyó y la función física aumentó. Dos años después, el grupo de fisioterapia y el grupo de cirujanos mostraron la misma mejora en el dolor y la función física.

Si bien ambos grupos obtuvieron excelentes resultados, ambos también tuvieron sus inconvenientes. Alrededor del 10% en el grupo de fisioterapia experimentó un empeoramiento de los síntomas y el 25% en el grupo de cirugía tuvo una infección quirúrgica o tuvo que repetir la operación. En cuanto al 10% que vio un empeoramiento de los síntomas, este número probablemente se puede explicar por el hecho de que un tercio de los participantes en el grupo de fisioterapia asistieron solo a la mitad de sus sesiones prescritas. Otro hallazgo del estudio es que algunos de los pacientes que estaban en el grupo de fisioterapia optaron por operarse más tarde. Y algunos pacientes quirúrgicos han optado por recibir fisioterapia. Estas personas han obtenido mejores resultados.

Si bien no existen reglas estrictas con respecto a la cirugía o la fisioterapia, muchos médicos están comenzando a ver los beneficios de elegir la fisioterapia como primera opción y la cirugía como último recurso. Por lo general, la cirugía solo se requiere si los medicamentos fuertes no controlan el dolor, la pérdida de la función y el control de la vejiga y los intestinos o el debilitamiento de los músculos alrededor de la parte superior de las piernas o la pelvis. La fisioterapia, si se inicia lo suficientemente temprano y se atiende con regularidad, puede prevenir el dolor intenso y fortalecer la columna lo suficiente como para evitar una cirugía futura.

Para las personas con un estilo de vida activo, el diagnóstico de estenosis espinal puede parecer abrumador. Pero si bien hay muchos factores que deben tenerse en cuenta, el diagnóstico es altamente tratable y manejable. Este no debería ser el final de su afición o carrera deportiva, y mucho menos interferir con su vida diaria. El mejor lugar para comenzar es con su médico. Haga preguntas y obtenga respuestas. Comprenda qué tan grave es su estenosis espinal y qué opciones de tratamiento tiene. Una vez que haya analizado estas opciones con su médico y haya decidido un plan de tratamiento, no dude en contactarnos para recibir asesoramiento. Estaremos encantados de informarle sobre las posibles opciones para su situación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *